Best Western

Royal Courts

Platillos típicos imperdibles en Monterrey

Noviembre 02, 2016

La alimentación de Monterrey es de las más deliciosas del país, se distingue por utilizar mucha carne de res, cabra y lechón, ya que en este estado de la República se desarrolló primero la ganadería que la agricultura. Sus raíces gastronómicas se basan en tres culturas: la española, judía y tlaxcalteca. A continuación, mencionaremos los platillos que no te puedes perder en tu visita a Monterrey.

Carne seca
Originaría de la cultura tlaxcalteca, es considerado uno de los alimentos más importantes de la región. Surgió debido a la necesidad de conservar los alimentos como consecuencia del clima tan caliente de esta ciudad, se pensó secar al sol la carne de res, después de haber sido marinada con sal y otras especies. Ésta no puede faltar en las mesas de los regios.

Cabrito
De origen español y creado en la época de La Conquista, el cabrito sólo se comía por españoles. Su preparación tiene una gran influencia judía, español e indígena, ya que por falta de carne de cabra se utilizó el cabrito.

La machaca
Su nombre se origina debido a su forma de preparación: la carne se golpea con metal o piedra. Antes, se usaba que los guerreros tlaxcaltecas llevaran rollos de carne para alimentarse durante largos viajes. Hoy en día esta proteína se combina con otros ingredientes como huevo y verduras.

Los alimentos derivados de la leche también son deliciosos en este destino. Encontrarás exquisitos quesos, las reconocidas Glorias, dulces de leche quemada con nuez, natillas. Otro postre imperdible es el pan de Bustamante, hecho con harina de trigo y piloncillo, escarchado con anís, canela y cocoa. Si quieres degustar la gastronomía de Monterrey te recomiendo hospedarte en un hotel cómodo con excelente comida, como BEST WESTERN PLUS Royal Court, el cual cuenta con las mejores instalaciones y el mejor servicio para hacer de tu visita un momento inolvidable. Para mayor información, llama al 01 800 9047500.

Foto: Regio es Regio

Explorar

Por Fecha